No sabes, ¡hice la serie de Jan Frodeno!

¿Cuántos de nosotros hemos oído este comentario? La mayoría de los deportistas amateur quiere saber cómo entrenan los pros pensando que si ellos lo hacen y son así de buenos, uno mismo podría mejorar mucho haciendo los mismos entrenamientos. Esto es un clásico ejemplo de que somos personas que absorben información y contenido de muchos lados. Queremos más y que sí lo vemos en los profesionales, seguro nosotros también lo podemos hacer. Esta es una de las aseveraciones más comunes que nos encontramos en el deporte hoy en día. El claro exceso de información por todos lados, pero a ¿quién le hago caso?, a ¿quién le creo?. Desde mi perspectiva, a tu coach.

Es sencillo nadie te conoce como él, el sabe en que fase de tu entrenamiento estás y la carga de estrés que traes en la actualidad. Muchos atletas tratan de integrar lo que ven y lo que leen, pero se les olvida consultar a su coach y terminan o sobre entrenándose o realizando entrenamiento que verdaderamente no les sirvieron para nada. Si bien tu coach no es el dueño de la verdad y tú tienes ganas de hacer algún workout en específico, acércate con él, comunícalo, déjalo que lo investigue y te dé su opinión para que sobre ello ambos puedan construir en conjunto.

La relación coach atleta tiene que ser un diálogo de dos vías en donde sin lugar a dudas tenemos que comunicar lo que sentimos como atletas y como coaches sobre comunicar lo que estamos haciendo. No hay mejor tarea que hacer aquella de la que se está convencido 100%, por ello si estas viendo algo que te movió, que te pareció interesante y que ademas crees que pueda tener un beneficio en tu entrenamiento, rebótalo con la persona que lleva los hilos de tu preparación, y sobre eso toma una acción.

Nadie está mal ni bien, ni tampoco se es dueño de toda la verdad, así que en la medida en que ambas partes estén en comunicación, todos tendrán mejores resultados.

Comunícalo…..

Nos leemos en la próxima.

MILO

FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon