La hazaña de Jusso

Salgo de nadar y me subo a la biciavanzo 3 metros, si 3! y pasa una chava de mi lado izquierdo, pierde el control y se cae hacia su derecha justo cuando iba pasando yo y me tumba! Caigo de mi lado derecho sin poder desencliparme. … Me subo y le sigo. En el trayecto sentí los cambios raros, pero seguí rodando sin problema. Al llegar al puente de Gonzalitos y en plena subida me truena algo, volteo y veo la cadena de fuera! Me bajo a ver que paso justo enfrente del coach Rogelio “Angel de la Guarda” Horta y me dice que se me rompió el desviador y que se había acabado la carrera para mi. Le dije que ni de foul, que yo tenia que acabar.

Después de caminar un rato para enfriarme y empezar a digerir esto le pregunte si se podia hacer algo y me dijo que podíamos cortar la cadena e irme sin cambios pero que iba a estar canijo por que faltaban 83 kms. Me pregunto si traía herramienta a lo que conteste no, jajaja. Empezamos a pedir a los participante que iban pasando y nadie tenia. Hasta que de repente una persona se paro y me presto su herramienta, el #1900 (Miguel Apezteguia), pero no traía para cortar cadena así que tuvimos que esperar a que llegara el mecánico del evento.

Desde que me pare a que llegara el mecánico pasaron 40 mis aprox, yo ya estaba preocupado por el tiempo de corte. Me corto la cadena y la dejo muy tensa, en el cuarto cambio mas pesado. Me quedaban 4 horas y 20 mins para hacer el corte y me dijo Rogelio Horta que si lo lograba iba a ser la hazaña del mes, eso me motivo. Sufrí mucho toda la bici, pero el hecho de haber escuchado que no iba a acabar y ahora estaba rodando era mucho para mi.

Llego a la ultima transición con la piernas cansadas del doble esfuerzo, pero contento de haber logrado el corte. Arranco la corrida, ultimo tirón! Mucha porra por todos lados, eso ayuda muchísimo. La corrida era lo que menos me preocupada por que es lo que mas había entrenado, me sentí muy bien. Ver a mis amigos y familia a la mitad y final fue algo impresionante, pero sin duda la parte mas emotiva de mi evento fueron las dos veces que me tope en la corrida a los coaches de Even (Milo, Roman y Horta). Ellos estaban muy contentos por que lo iba a lograr. Roman hasta corrió conmigo un rato platicandome y motivandome, gracias amigo. Justo antes de la meta saludo otra vez a la porra y despuesito veo a mi papa grabandome con su celular, eso ameritaba una pausa y un abrazo con el patron. Llegando a la meta estuve a punto de llorar, después de todos los entrenamientos y obstáculos que había pasado esto era por lo que había trabajado y sacrificado tanto. Simplemente valió la pena todo! Recibir la medalla, ver ahi a mis papas, hermano, tíos, primos y en especial mi abuela. ¡Vamos por el 2015!

FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon