La decision de hacer el Ironman TexasLa decision de hacer el Ironman Texas la tome alrededor de estas fechas el año pasado, motivado y emocionado por el desempeño de los compañeros en el evento de 2014, me convenci a hacer finalmente “El Triatlon”.

La preparacion fue excelente, si bien las condiciones de clima fueron retadoras, con frio, dias de lluvia y el viento, todo ello sirvio para lo que me enfrentaria en un ambiente desconocido y seguramente con condiciones aun mas dificiles.

En un principio tenia mis dudas sobre la carga, tiempos y distancias, pero fue en el IM 70.3 Monterrey donde me convenci al 100% de que el plan me preparaia para llegar al objetivo , recuerdo las palabras de Milo en la carrera “Ya ves que no es lo mismo entrenar para el completo?” como evidencia, le baje mas de 40 mins a mi RP.

La semana del evento fue una mezcla tremenda de emociones , sentimientos, nervio y anticipacipacion, las lluvias intensas q ue se presentaron en Woodlands dias antes de la competencia no hacian mas que incrementar mi preocupacion. Desde el accidente en Septiembre donde me fracture la clavicula, he batallado mucho en regresar a rodar, situacion que solo empeoro despues del 70.3 Mty y el famoso adoquin. El pensar en lluvia, viento, pavimento mojado y carreteras con autos rebasandome a mas de 100km/h, sinceramente me tenian con mucho miedo.

La mañana de la competencia el sentimiento es indescriptible, la emocion es unica, el recuento del tiempo de preparacion y todo lo que pase en el camino para llegar a ese dia y el apoyo de mi familia en cada momento es una carga de energia que te hacen sentirte capaz de cualquier cosa. El inicio de la natacion y el transcurso de la misma sucedio sin complicaciones, me senti muy bien y con energia completa.

Al subirme a la bici se puede decir que comenzo mi Ironman, gracias a Dios no habia llovido hasta ese momento y no veia probable que lo hiciera, los prim eros kms fui muy cuidadoso pero conforme fue avanzando agarre confianza en las bajadas y las curvas, cerca del km 90 fue cuando inicio lo dificil, un viento de 25 km/h que hacia que pensara que saldria volando con todo y bici. Esto, junto lluvia en un tramo corto y humedad muy alta hicieron que la fatiga mental y emocional fuera mucho mayor que la fisica. Afortunadamente mi familia se habia colocado en la milla 110, verlos casi acabando la ruta fue una inyeccion de energia que me hizo volver a enfocarme en lo que faltaba.

El maraton ocurrio sin problemas, con la satisfaccion de haber concluido la etapa de ciclismo y el ambiente de fiesta que se sentia me hacian pensar que seria algo sencillo (obviamente no lo fue), el apoyo de mi esposa que estuvo ahi en cada momento echando porras y motivando, asi como las palabras de aliento y consejos de mi coach, eran un empujon necesario para concluir cada una de las 3 largas vueltas. La llegada a la meta es una experiencia que jamas v oy a olvidar…….el pasillo, las luces, la gente, Mike Reilly diciendo “you are an Ironman” (como tantas veces vi en videos), no se compara con nada. Tanto que me tuvieron que detenerme cruzando la meta, de lo contrario seguia corriendo….. “woooow buddy, you´re done”.

No me llevo de esta experiencia mas que satisfacciones, la oportunidad de lograr algo que llevaba mucho deseando, la alegria de que el tiempo de entrenamiento y los sacrificios valieron la pena, el haber convivido con un extraordinario grupo de compañeros de equipo que ademas de ser excelentes atletas son mejores personas y amigos, el apoyo de los coaches con Milo al pie del cañon y Roman pendiente del progreso, asi como los entrenamientos de Checo que hicieron que la natacion fuera lo mas sencillo. Pero sobre todo el apoyo de mi esposa y mi hijo, que estuvieron junto a mi en esta aventura desde el sabado a las 4:30 am hasta la 1:30 am del domingo. Puedo decir que termine en muy buenas condiciones, con la seguridad de que es solo el comienzo y de que en lo que venga puedo dar mas.

Gerry Jaymez

FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon