Video al final del texto

Si tu eres uno de los atletas que ha entrenado más de 10 horas al día durante más de 3 años, es muy probable que hayas entrado en la ZONA GRIS. Esta zona corresponde a ese ritmo perene de entrenamiento que tienes semana tras semana, ese lugar en el cual encuentras muy difícil levantar demasiado la intensidad pero tampoco la dejas caer, una zona 3 eterna (para los que conocen el término). Tu entrenamiento debe tener contrastes en una sesión así como en los diferentes periodos que componen a toda una temporada de entrenamiento (micro, meso y macro ciclos) para que el cuerpo se vea forzado a realizar adaptaciones y con estas llevarte e mejores rendimientos y desempeños. Por ello es importante que tengas periodos de muy baja carga e incluso descanso total en algunos casos para después poder entrar en esos periodos de alta intensidad con cuerpo y mente listos para soportarlos.

Existen casos de atletas que les funciona programar un tiempo libre de entrenamiento anual, otros requieren mantener la disciplina para no hacer tan difícil el regreso al entrenamiento formal y siguen un programa pero muy lejano al de su preparación normal para un evento. Existen atletas que su descanso es jugar otro deporte y otros que se toman dos o tres semanas libres de actividad. Cada quien puede definir sus tiempos cómo mejor le acomoden pero lo que es sumamente importante es mantener la conciencia de que es necesario bajar el ritmo por lo menos una vez al año y que esto implicará perder un poco la forma, pero para lograr mantener el ritmo de vida deportivo por un largo tiempo o para durar más tiempo en el tope de tu desempeño, según sean tus deseos y necesidades, es necesario ¡echar un poco de pancita de vez en cuando!

En el siguiente video hablan Román y Emilio sobre este tema.

FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon