Las pruebas dentro de un plan de entrenamiento son muy importantes, pero no dejan de ser sesiones de entrenamiento. Son exigentes y duras pero su objetivo es medir tu estado del día de su ejecución, lo cual no refleja (ni esperamos que así sea) tu condición física ni tus capacidades máximas al día de dicha prueba, es solo una fotografía de tu estado instantáneo. Regularmente llegas con fatiga acumulada, entrenamientos pesados en días anteriores y sin el descenso necesario para pensar que el resultado de la prueba será el reflejo de tu máximo potencial. Pero para explicarlo de manera más sencilla te compartimos este video donde Román Olivera, fundador y coach en EVEN, nos explica más a fondo este tema.

FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon