Uno de los retos mas grandes al nadar en aguas abiertas es ubicarnos y saber hacia donde debemos de nadar. Si no sabemos navegar y recuperarnos después de alguna distracción como un golpe con otro nadador, una ola o cuando salimos del embudo que se hace al dar la vuelta en una boya, entonces estamos en riesgo de desviarnos y terminar nadando mucho más de lo que deberíamos de nadar si lo hiciéramos en linea recta.
Para mejorar y practicar este punto en la alberca podemos usar el ejercicio que mostramos en el siguiente video:
(lo ideal es realizar 3 ciclos de brazada, 1 vuelta y repetir)

FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon