¡Nos vamos al mundial Cozumel 2016!

¡¡¡Nos vamos al mundial Cozumel 2016!!!

Terminando mi competencia en Chicago 2015 decidí que sí quería ir al mundial de Cozumel, sería mi 5to mundíal y sería en casa, no había manera de faltar.

Sin embargo este año no me había sentido 100% bien entrenada, varias lesiones a lo largo del año me mantuvieron com muchos meses de descanso, y en el evento de Chicago lo pagué muy caro.

Decidí ir a Puerto Vallarta como parte de mi preparación para Xel Ha, el evento de cierre de año, donde me codearé con las mejores triatletas de mi categoría. Pero también porque quería buscar mi calificación a Cozumel, cada año la competencia se pone más fuerte y definitivamente no quería quedarme sin mi pase al mundial en casa.

Este evento podía ser un evento complicado porque hay muchas triatletas de Jalisco muy fuertes que podían asistir.

Decidí prepararme muy bien, no sólo para Xel Ha, pero también para este evento que sería una excelente oportunidad para asegurar mi pase. Acordamos que la mejor táctica para el entrenamiento era desarrollar mi mayor área de oportunidad, la carrera. Y así fue. Entrenamientos muy buenos en la carrera, sin dejar de lado las otras disciplinas pero sí enfocándonos en mi debilidad. Disfruté y sufrí cada entrenamiento.

Una semana antes anuncian que Patricia el huracán más fuerte medido iba a pegar en las costas de Jalisco, nervio total, a lo mejor cancelaban el evento. Afortunadamente los daños en esa sección fueron menores y el lunes anterior se nos avisó que el evento seguía en pie.

Todo el viaje para la costa de Nayarit fue lluvioso, llegamos a Litibu y no dejaba de llover. En la mañana justo antes de empezar la competencia empezó a llover. Qué nervios competir con lluvia.

Entré al agua y las olotas y el mar algo picado (la bendera estaba en rojo), bueno pues a nadarle y a nadarle. Y no podía bajarle porque se me iban las punteras, nos sacaron a todas las mujeres Sprint en el mismo hit, entonces no sabía si las punteras eran o no de mi categoría, no podía dejarlas ir.

Salí y temía que fuera super atrás de las primeras, en ese momento yo asumía que había un par que iban delante de mí. Me subí a la bici y como parte de la estrategia de Roman era morirme ahí dejarlo todo, y justo eso hice, darle y darle y darle. Pasé a much@s y pocos me pasaron. Jajaja un grupo de unos 5 chavos no pudo conmigo, yujuuuuu, eran 5 hombres contra mí, y no me dejé, me pasaban, y los pasaba y se iban a mi rueda, al último los pasé y les dije “Chicos, ¿qué pasó?” ya no podían. Yo venía sacando la lengua. Fue un recorrido de 3 vueltas en el mismo circuito, en algún punto pasé a una de mi categoría que se veía fuerte y según había escuchado venía a calificar, le grité “¡pégate!”, no supe si lo intentó si quiera, pero al rato que volteo para pedir cam bio no estaba. Nunca supe si había alguien adelante de mí, pero sí veía a una atrás y me decía “que no te alcance, que no te alcance”. Terminamos la bici y me bajo a correr. ¡Me sentía re bien! Como no si iba de bajada jajaja. Seguí corriendo, en la vuelta en u empieza la subida y ya no me sentía tan bien, pero sólo tenía en la cabeza “que no me alcancen, que no me alcancen”. Seguí con el trayecto de la corrida, y en un tramo vi pasar a dos chicas, que según mi memoria (ahora sé que mala memoria) eran de mi categoría, entonces yo juraba en ese momento que iba en 3ro y dije ¡No, Cozumel!, pero me aferré a la idea de que ninguna me alcanzara, por lo menos me subiría al podium. Total que terminé, me sentí bien en la carrera, mucho mejor que en mi evento anterior, y dije “bueno, pues ya será en la pr&oacu te;xima”. Sacamos las cosas de la transición y fui a buscar la carpa de resultados, para preguntar cuándo los pegarían, ya los estaban preparando. Cuando dos de los chicos fueron a pegarlos me fui de su escolta y aguardé sin tanta paciencia a que los pegaran. Me fijo en mi categoría y lo primero que vi fue la línea del primero y leí “QUERÉTARO” y dije “¡Ay no!” y sigo la línea y leo mi nombre -1. ALEJANDRA PESCADOR SPÍNDOLA 1:20:48- No podía creerlo, qué emoción, casi lloro, bueno no lo pude evitar cuando le marqué a mi mamá.

Al final con más calma me dí cuenta que en realidad siempre fui en la punta. Aferrarme a la idea de que nadie me pasara aunque no fuera yo en primer lugar, y seguir luchando hasta el final fue lo que me ayudó a mantenerme con un buen ritmo toda la carrera. Lo más importante, nunca darse por vencido, independientemente de las circunstancias, siempre seguir luchando.

¡Nos vamos a Cozumel 2016!