Aunque en muchas ocasiones salimos a rodar acompañados, con escolta del equipo y con apoyo, a veces no hay nadie alrededor que pueda ayudarte si tu cámara o llanta sufren algún problemas mayor.
Según el daño en la llanta un parche puede sacarte del problema, pero como en el caso de este video la llanta estaba rajada y un parche no era suficiente. En este caso un pedazo de Kevlar fue la solución y una buena adición a tu kit de herramientas.

OJO: Si usas tubulares, este tip no es para ti. Pero si usas Clinchers este consejo puede salvarte de quedar botado en medio de la nada cuando tu llanta se daño y cambiar la cámara no es suficiente si no puedes reparar la llanta.

Video: 

 

FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon